cuidado con el sol
Dermatología 29 junio, 2017

Cuidado con el sol

Es obligado hablar del cuidado que hay que tener con el sol, especialmente en los niños. En esta época y más este año con el calor que está haciendo es frecuente ver en la consulta niños con quemaduras de segundo grado por estar al sol sin adecuada protección.

Aunque el sol tiene efectos beneficiosos en nuestro cuerpo como la síntesis de vitamina D, efecto antidepresivo, mejora algunas enfermedades de la piel como la psoriasis, también tiene efectos nocivos como el envejecimiento, daño ocular, manchas en la piel, quemaduras y cáncer cutáneo. Por ello es tan importante conocer bien los factores que pueden modificar que la radiación del sol sobre la piel sea mayor o menor:

  1. La altitud. Cuanto más alto estemos peor. Daña más el sol si estamos en una montaña que si estamos en un valle.
  2. La latitud. Peor en los trópicos y en el ecuador que en los polos.
  3. Los días nublados engañan porque aguantamos mejor pero la radiación sigue quemando pues atraviesa las nubes.
  4. Las horas del día en las que no debemos tomar el sol son de 12 a 16 horas.
  5. Tipo de piel. Se consideran 6 diferentes tipos de piel en cuanto a facilidad para quemarse. En un extremo está el tipo I  (el que si se pone al sol siempre se quema, son los albinos) y en el otro el tipo VI (son las personas de raza negra que nunca se queman).
  6. Diferentes superficies. La reflexión de la radiación solar es mayor y por tanto peor sobre la nieve que sobre el asfalto.

Con los niños debemos tener más cuidado que con nosotros, ya que sobre todo en menores de 3 años la piel es mucho más sensible, la primera capa de la piel es más fina y por ello, los rayos penetran con más facilidad.

El efecto del sol es acumulativo, tomar el sol sin precauciones en la edad infantil supone aumentar las posibilidades de tener problemas importantes de piel en la edad adulta. La mayor parte de radiación solar que vamos a recibir a lo largo de nuestra vida ya la hemos recibido en la infancia.

En niños lo que más vemos son las quemaduras. Comienza la piel a ponerse roja, está caliente, se inflama y salen ampollas. Si la zona quemada es extensa pueden presentar mal estado general e incluso fiebre.

¿Que hacemos ante una quemadura solar?:

  • Aplicar paños de agua fría.
  • Hidratar al niño, que beba más de lo normal.
  • Lavar suavemente la zona dañada para que no se infecte.
  • Si no hay ampolla podemos aplicar crema de corticoide para la inflamación.
  • No echar alcohol ni colonia.
  • Si hay dolor dar analgésicos.
  • Si existen ampollas o el niño se encuentra mal debéis ir al médico.

Lo más importante para no dañar al cuerpo es la prevención:

  • Cremas con alto factor de protección aún en los días nublados
    • En niños lo mejor es 50+.
    • Deben aplicarse 30 minutos antes a la exposición al sol.
    • Volver a aplicar la crema cada hora o cada 2 horas.
  • Protección física (gorros, gafas de sol, camisetas…). Mejor seda y poliéster que algodón y lino. Prendas secas mejor que mojadas. En las gafas de sol debe poner CE seguido de un nº del 0 al 4 que indica el grado de protección.
  • Evitar el sol directo en menores de 6 meses y por ello, no debemos utilizar las cremas solares.
  • No estar expuesto al sol en las horas centrales del día. Os puede ayudar saber que si la sombra que produce nuestro cuerpo es mayor que la altura podemos estar al sol, si es menor no debemos.
  • No tomar todo el sol el primer día, sino poco a poco.

Suscríbete ahora a nuestra newsletter