GASTROENTERITIS INFANTIL: Causas y tratamiento

La gastroenteritis infantil consiste en una  inflamación del estómago y del intestino. Al estar inflamadas estas zonas tiene lugar la diarrea, dolor abdominal y a veces también fiebre y/o vómitos. Suele ser aguda porque su duración es inferior a una semana aunque en algún caso puede durar algo más.

Gastroenteritis en niños

La gastroenteritis conlleva una pérdida de líquidos y electrolitos que si no se recuperan puede producirse una deshidratación y esto es lo que debemos evitar.

Afecta a cualquier edad pero los más susceptibles son los más pequeños.

Son muchas las causas que pueden producir este cuadro, pero la infecciosa es la más frecuente sobre todo la producida por virus, después por bacterias y más raramente por parásitos.

Otras causas pueden ser la ingesta de alimentos o agua en mal estado, alergia alimentaria…

Gastroenteritis infantil: ¿cómo se manifiesta la gastroenteritis en niños?

Diarrea. Es la disminución en la consistencia de las heces y/o un aumento en el número de deposiciones.
Dolor abdominal tipo cólico. No es un dolor constante, es como un retortijón que puede ser fuerte pero al ratito se ha pasado y el niño sigue jugando.
Fiebre y/o vómitos, que pueden o no existir.
¡OJO! Los lactantes hacen de forma normal deposiciones liquidas y frecuentes y no se trata de diarrea. En este caso sabremos que  tiene gastroenteritis si tiene fiebre, no quiere comer, tiene vómitos o está decaído.

Gastroenteritis infantil: ¿qué tengo que vigilar para saber si está deshidratado?

Los siguientes síntomas pueden indicar que el niño se está deshidratando:

Disminución franca de la orina
Ojos hundidos
No lágrimas cuando llora.
Lengua seca y si es bebé si no babea como habitualmente lo hace
Tendencia al sueño o al decaimiento
Ante la presencia de estos signos o si hay sangre en las heces o si la fiebre es muy alta y no la podemos bajar debemos ir siempre al pediatra.

Gastroenteritis infantil: ¿tiene el pediatra que pedir alguna prueba?

En general, ante una diarrea no tenemos que hacer ninguna prueba puesto que en la mayoría de los casos se trata de un cuadro autolimitado.

Gastroenteritis infantil: tratamiento

Líquidos

Lo importante ante una gastroenteritis infantil es mantener al niño bien hidratado, para ello debe beber con frecuencia las soluciones de rehidratación oral. Se deben evitar las soluciones caseras, bebidas deportivas, bebidas con gas… por su elevada osmolaridad y riqueza de azúcar y su escaso contenido en electrolitos.

Los niños con lactancia materna no deben suspender este tipo de alimentación y los que tomen biberón tienen que seguir usando su fórmula habitual. Salvo indicación de su pediatra no es preciso utilizar fórmulas especiales sin lactosa, pues a pesar de la diarrea el intestino absorbe la mayor parte de los nutrientes. Tampoco debemos añadir más cantidad de agua al biberón. Sí podemos dar agua y soluciones de rehidratación oral entre toma y toma si las deposiciones son muy abundantes y frecuentes.

Ante la presencia de vómitos se debe suministrar 3-5 ml de líquido cada 5 minutos durante varias horas hasta que comprobemos que va tolerando el líquido.

Para aseguraros de que no se deshidrata:

  • entre deposición abundante y deposición abundante debe recuperar de líquidos su peso en kg x 10. Es decir, un niño que pesa 10 kg entre deposición y deposición debe beber 10 x 10 = 100 ml.
  • entre vómito y vómito, la mitad. En el ejemplo anterior de un niño que pesa 10 kg debe tomar 50 ml.

Esta cantidad que debe tomar, ¿de qué líquido?:

  • si solo tiene vómitos, puede tomar líquidos azucarados, solución de rehidratación oral o agua.
  • si solo tiene diarrea, puede tomar agua o solución de rehidratación oral. No líquidos azucarados.
  • si tiene vómitos y diarrea agua o solución de rehidratación oral.

El agua solamente lo daremos en el caso de que el niño esté comiendo. Si no come prácticamente nada, lo mejor son las soluciones de rehidratación oral.

Alimentos

Es esperable que el niño al comienzo de la diarrea no tenga apetito, recuerda que lo importante es la administración de líquidos más allá de la preocupación que genere el “no comer”, tener paciencia que ya comerá.

Si el niño tiene hambre y no vomita puede hacer una dieta normal evitando al principio bebidas y alimentos muy azucarados o muy grasos.  Es frecuente que se recomienden dietas astringentes (patata, arroz, pollo, zanahoria, plátano, manzana, etc.) que pueden ayudar a disminuir el número de deposiciones pero realmente no son imprescindibles ya que lo que pueden hace es alargar la duración de la diarrea.

Medicación

En las gastroenteritis agudas leves en niños NO se necesita antibiótico ni medicinas para cortar la diarrea o los vómitos puesto que se resuelven solas, tiene su evolución natural. Se usan con cierta frecuencia los probióticos que son preparados que contienen microorganismos para ayudar a recuperar la flora intestinal.

Si tienen fiebre dar analgésico (paracetamol).

Gastroenteritis infantil: ¿cómo evitar el contagio?

Puesto que el contagio de una gastroenteritis entre personas es muy fácil, no debe estar con otros niños. Debemos extremar la higiene: frecuente lavado de manos de los que cuidan al niño y del propio paciente.

CUIDADO CON LOS BEBES CON PAÑAL, ESTAR MUY PENDIENTES DE CAMBIARLES FRECUENTEMENTE, LA DIARREA LES IRRITA MUCHO EL CULETE

HIDRATALE Y NO TE AGOBIE QUE AL PRINCIPIO NO QUIERA COMER

SI  EL NIÑO ESTÁ CONTENTO Y NO PRESENTA NINGUNO DE LOS SIGNOS DE DESHIDRATACIÓN DESCRITOS, PODEIS ESTAR TRANQUILOS

Anabel Cristina de la Torre – Pediatra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: