VÓMITOS EN NIÑOS: Qué es y que hacer

Vómitos en niños: Es uno de los motivos más frecuentes en la consulta de pediatría. La mayoría de las veces se trata de un cuadro no grave, autolimitado, que no requiere atención médica urgente ni prueba alguna.
Vómitos en niños

Vómitos en niños: Que es

Los vómitos son la expulsión con fuerza del contenido del estómago por la boca. Pueden ir acompañados de dolor de cabeza, abdominal y/o náuseas. Debemos distinguirlos de la regurgitación, que en los lactantes sobre todo en los primeros meses de vida es muy frecuente, sucede después de las tomas, sin realizar esfuerzo y en la mayoría de los casos no tiene trascendencia clínica.

Los niños, en especial los más pequeños, tienen mucha facilidad para vomitar incluso sin tener enfermedad alguna (rabietas, “ver” el palito que introducimos en la boca en la consulta, ingestión de algún medicamento o alimento que no les guste, estrés, forma de llamar la atención por ejemplo para no comer o para no ir al colegio…).

El vómito es un síntoma que puede aparecer en muchas enfermedades: gastroenteritis (vista en el tema anterior y la causa más frecuente), catarros (la tos y los mocos lo favorecen), amigdalitis, otitis, medicamentos, alimentos, mareos yendo en coche…

Lo vómitos repetidos producen cuerpos cetónicos en sangre y orina lo que da un olor en el aliento a acetona. Por ello hay que administrar líquidos azucarados para tratar la cetosis y evitar que siga vomitando puesto que los propios cuerpos cetónicos favorecen los vómitos.

Vómitos en niños: Qué hacer

  • Vigilar que no se deshidrate. Para ello debemos ofrecerle líquidos azucarados en pequeñas cantidades (3-5 ml) y de forma frecuente (cada 5-10 min). Si a pesar de esto sigue vomitando podéis no darle nada durante 30-60 min y después probar de nuevo. A medida que vaya tolerando, aumentar la cantidad. Hay que tener en cuenta que el niño al principio puede tener mucha sed y querer beber mucha cantidad de golpe, no le dejéis porque lo normal es que lo vomite.
  • Los bebés deben seguir tomando el pecho o el biberón que toman habitualmente.
  • Si el peque vomita de forma aislada sin otros síntomas y con un estado general bueno no debemos preocuparnos ni salir corriendo al pediatra, tenemos que esperar porque a lo mejor no vuelve a vomitar.
  • No forzar a comer. Tras tolerar líquidos durante 2-4 horas ofrecerle pequeñas cantidades de alimentos que le apetezcan.
  • No dar medicamentos para cortar el vómito por vuestra cuenta porque pueden tener efectos secundarios importantes y además ocultar la enfermedad causante del vómito.

Vómitos en niños: Cuándo ir al pediatra

  • Cuando los vómitos sean frecuentes y no tolere los líquidos.
  • Cuando encuentres al niño con signos de deshidratación.
  • Cuando entre vómito y vómito el niño esté decaído.
  • Cuando el vómito contenga sangre o color negruzco (como posos de café).
  • Cuando tenga vómitos de repetición tras un golpe en la cabeza.
CUANDO LOS VOMITOS SON FRECUENTES TENEIS QUE DAR LIQUIDO DE POCO EN POCO
NUNCA FORZAR A COMER

MIENTRAS UN NIÑO PERMANECE CON FIEBRE PUEDE VOMITAR Y SER SOLO DEBIDO A LA PROPIA FIEBRE

LOS VOMITOS AUMENTAN LA PRESION INTRACRANEAL Y POR LO TANTO PUEDEN PRODUCIR DOLOR DE CABEZA QUE CEDE AL RATO
Anabel Cristina de la Torre – Pediatra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: