¿Qué es la herpangina?

¿Qué es la herpangina?

La herpangina es una enfermedad infecciosa producida por un virus y es autolimitada porque se resuelve en 5-10 días.

El virus que la suele producir se llama coxsackie.

Se puede pasar más de una vez.

¿Cuándo y en qué niños es más frecuente?

La herpangina ocurre con más frecuencia en verano y principios de otoño y en los niños menores de 4 años.

¿Cómo se contagia?

El virus está en las secreciones respiratorias y en las heces. Por lo tanto se contagia de persona a persona de forma directa por las secreciones respiratorias o de forma indirecta a través de objetos o comida.

El virus se puede seguir eliminando varias semanas después de ya no tener síntomas.

Los días previos a comenzar con síntomas también contagia.

¿En qué consiste la herpangina?

Es un cuadro que cursa con:

  • fiebre que aparece de forma brusca, puede ser fiebre alta y puede durar 3-5 días.
  • dolor de garganta porque aparecen heriditas dolorosas al final de la boca (en faringe, pilares amigdalinos y paladar). Primero se presentan como puntos rojos, éstos se transforman en vesículas que finalmente se abren y se convierten en úlceras.
  • dolor muscular.
  • regular estado general.
  • dolor de cabeza.
  • pérdida de apetito.

Lo más frecuente y característico es la fiebre y las úlceras pero incluso la fiebre puede no estar presente.

¿Qué pruebas hay que hacer para diagnosticarlo?

No hay que hacer ninguna prueba. Las lesiones y el lugar donde están es todo lo que hay que ver para diagnosticar este cuadro.

A veces el peque está tomando antibiótico porque el médico le ha visto nada más comenzar con el cuadro y solo se ve la garganta roja con puntos rojos. A los pocos días por no remitir la fiebre acude de nuevo al médico y ya se ven las vesículas o úlceras por lo que hay que retirar el antibiótico.

¿Cómo se trata la herpangina?

Una vez más, tenemos que saber que al ser producida por un virus no hay tratamiento antibiótico para solucionarlo.

Podemos dar algo para paliar el dolor y la fiebre, es decir, analgésicos y antitérmicos.

Debemos evitar que se deshidrate, como es normal que no quiera comer no debéis forzar pero sí dar mucho líquido aunque sea en pequeñas cantidades y con frecuencia.

¿Podemos prevenirla?

Como siempre en estos cuadros contagiosos debemos prevenir con el lavado frecuente de manos, tanto nosotros como el niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: