Enfermedad mano-boca-pie

La enfermedad mano-boca-pie es contagiosa, frecuente en la edad infantil generalmente autolimitada y benigna.

  • Producida por un virus.
  • Más frecuente en primavera y en otoño, aunque la podemos ver durante todo el año.
  • Se presenta en forma de brotes.
  • Afecta más a los niños de 1-4 años.
  • Se puede padecer en más de una ocasión.

Enfermedad mano-boca-pie: ¿Cómo se transmite?

Se transmite fácilmente de persona a persona por vía respiratoria (secreciones nasales, al toser o al estornudar) y de forma fecal-oral (heces).

El virus permanece en las heces y en las vías respiratorias hasta semanas después de padecer la enfermedad. También puede permanecer tiempo en los objetos.

Enfermedad mano-boca-pie: Síntomas

El período de incubación es de 3 a 6 días.
Pueden tener síntomas catarrales, fiebre, falta de apetito y estar más tontorrones los días previos a la aparición de las lesiones características de esta enfermedad.
Las lesiones son pequeñas vesículas que aparecen en:

  • la boca por fuera y por dentro (encías, lengua, paladar). Son pequeñas lesiones como llagas.
  • manos y pies (dorso, palmas y plantas). A veces también aparecen en los dedos.
  • zona del pañal.
Enfermedad mano-boca-pie
Enfermedad mano-boca-pie
Enfermedad mano-boca-pie

Las lesiones que duelen son las del interior de la boca. Las lesiones suelen desaparecer en 5-7 días.

Enfermedad mano-boca-pie: ¿Cómo se diagnostica?

Generalmente con la clínica es suficiente para diagnosticarla ya que las lesiones son muy características.

Enfermedad mano-boca-pie: Tratamiento

No existe un tratamiento específico para esta enfermedad. El tratamiento es sintomático, si tiene fiebre dar antitérmicos.

Aunque pueden no tener hambre, hay que obligarles a beber para que no se deshidraten.

Enfermedad mano-boca-pie: Prevención

Lavarse las manos bien después de estar en contacto con el niño.

Si no tiene fiebre y come bien puede ir a la guardería.
El no ir a la guardería no evita su transmisión puesto que esta enfermedad ya es contagiosa antes de la aparición de las lesiones.

Anabel Cristina de la Torre – Pediatra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: